Modigliani

jueves, 23 de octubre de 2014

La Noche de Halloween







Gruñó mientras aporreaba con el puño el cojín, hasta conseguir la mejor postura que le ofertaba el sofá. Noche oscura. Noche de brujas, noche de Halloween. Movió la cabeza negándose a sí mismo  a pensar. Pero un recuerdo lejano fue más rápido que él.

        ¿Truco o trato?  ‒le sorprendió.
        ¿Qué haces?
        Soy una malvada bruja que aparece en casa de los chicos malos. ¿Lo eres tú?
        No estoy muy seguro. ¿Qué llevas puesto?
        ¿No lo ves?  le decía mientras se daba la vuelta de forma coqueta
        ¿Y debajo? Le preguntó con una sonrisa maliciosa.
        Ven y lo compruebas y subió escaleras arriba hacia el dormitorio­, sensual y lujuriosa como la buena bruja que era.

Silencio atrapado por las notas de un saxofón,  gotas de lluvia curiosas que se asomaban por la ventana, cojines que lo mecían en el intento de atraparlo en su sueño profundo. Todo  interrumpido por el roce de una piel, la leve caricia de un dedo que cruzaba su espalda y  que electrizó todo su cuerpo. “¿Marta? preguntó ansioso y esperanzado.”

Ella se le acercó con besos apenas perceptibles, toques sugerentes que hacían que se encendiera, por momentos. El suspiro de aquella voz le invitaba a juegos prohibidos, a placeres furtivos.  Tomás ansioso buscaba su rostro. Esa voz, ese perfume. “¡Marta, Marta!” Sonreía igual que las lágrimas aparecían. Aquel desfiladero nunca estuvo allí, nunca separó sus destinos.  Ella seguía junto a él.


La diosa de la noche, esquiva y determinante, continuaba con su hechizo: Unas gotas de sensualidad, un tercio de erotismo y mucho de lujuria. Y así, los gestos más cotidianos se convirtieron en una danza extraordinaria hasta caer en la languidez del placer consumado. Un golpe seco hizo que abriera los ojos. Parpadeó y miró desorientado. ¿Qué había ocurrido? ¿Marta? ¿Estás en la cocina? Se respiraba una extraña calma en la habitación. Se incorporó de un salto y entonces vio algo que antes no estaba, sobre el libro había una margarita roja. Su flor. La acercó a su pecho. La envolvió con sus manos y sus ojos se cerraron plácidos. Esta vez sería un sueño tranquilo y reparador.
22/10/2014
Juani Lombardo González







Historia de terror en la casa de Teresa








25 comentarios:

  1. Muy inspirado en esa noche pero con otras trazas. Muy sugerente la ficción. Se ve que estuvo allí, dejó su marca. Rompe la monotonía. Muy original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cesar. Tiene que haber algo más que monstruos.

      Eliminar
  2. Ohh, qué hermoso. Me ha gustado mucho.
    Un besin,
    Lala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El tuyo atroz y trepidante.
      Besosss!!

      Eliminar
  3. Amor y miedo, pero sobretodo ... amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tracy. Pero que mucho amor.

      Besosss

      Eliminar
  4. Agradezco ese giro amoroso y sensual que has sabido darle a estos relatos de Halloween.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias, Juan L. Trujillo. Un camino algo mas suave.
      Besoss y gracias por haberme leído.

      Eliminar
  5. Este no es un relato de terror, es un bello texto de erotismo y sugestión que reconforta al lector con ese planteamiento misterioso que dejas suspendido.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neogéminis buenas noches. Quería hacer un Halloween algo misterioso y sugerente. Muchas Gracias, por leerme.

      Eliminar
  6. El amor que toma forma... forma de mujer. Una noche de brujas con sus encantos, con sus curvas y goces, con un sueño que tiene latido propio.
    Sensual y muy bien narrado. Un gusto leerte!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gaby. Muy amable. A ti también da gusto leerte.
      Besosss

      Eliminar
  7. Que bruja tan fascinante. Sensual. Generosa con sus encantos. Dan ganas de ser un poco malo.

    ResponderEliminar
  8. Un relato que destila erotismo, suspenso y un toque de misterio en el final que está genial.
    Me gustó mucho la descripción de la escena desde que se inicia hasta el fin.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Qué triste, y qué bonito. Muy propio, recibir la visita de un fantasma en la noche de Difuntos.
    Gracias por participar en el HALLOBLOGWEEN.

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito, muy tierno y sugerente. Me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Todavía recuerdo los cuentos que nos contaba mi abuela en los que aseguraba que la noche de difuntos los seres queridos se acercaban a nuestras camas y nos acariciaban en sueños.
    Muy bonito y emotivo.
    Gracias por el relato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Juani, saltando de blog en blog en busca de más aventuras truculentas, se agradece una dosis de misterioso erotismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Que bello relato, romántico y con ese toque de sensualidad al Hocus Pocus. Encantador me gusto mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡Bien contado! Has creado en un oasis en mitad del miedo, un generoso punto de inflexión para recuperar la perspectiva.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  15. Una noche de Halloween diferente, erótica, nostálgica, sensual...una preciosidad de relato, aunque también hay un fondo de tristeza por la amante perdida.
    Encantada de leerte!

    ResponderEliminar
  16. Tu relato es un oasis entre tanta sangre, asesinatos y cosas similares. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  17. Soledad llena de recuerdos, una brujita distinta esta, un truco o trato muy sensual. Como siempre Juani, bellas palabras, y bella forma de contarlas.
    Un abrazol.

    ResponderEliminar
  18. Un sueño muy real, una aparición única... Ser malo puede tener su recompensa.
    Me ha gustado mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. A los que somos Escorpio nos atrae la sexualidad y la muerte. De lo segundo ya estamos saturados, así que doy la bienvenida al erotismo en tu relato.

    Feliz Halloween.

    ResponderEliminar